Pàgina d'inici > Economia, Jordi Franch Parella > Del (des)gobierno al (no)gobierno

Del (des)gobierno al (no)gobierno

Congreso_vacio596_2311

Cinco semanas después de las elecciones del 20 de diciembre, la política española continúa sin desatascar el nombre del próximo presidente y de su gobierno. ¿Preocupante? No necesariamente. No debemos confundir el no-gobierno con el desgobierno. ¿Afecta ello negativamente a la buena marcha de los negocios? Tampoco, aunque Ana Botín, presidenta del Banco Santander, admite que “suena menos el teléfono que hace dos meses” y señala que “cuanto antes se forme gobierno, mejor”. Reconoce implícitamente, por tanto, la direccionalidad política que tiene la concesión de algunos créditos del sistema bancario y acredita las relaciones simbióticas entre el poder político y el financiero. Sin embargo, la mayoría de negocios continúan desarrollando su actividad con toda normalidad, al margen y ajenos a la indefinición del ejecutivo central.

Un gobierno no es ninguna garantía de reactivación y tampoco tiene ninguna varita mágica para obrar milagros. Bélgica estuvo un año y medio sin gobierno. ¿Significó esto una gran hecatombe? ¿Se sumió el país en el caos y la anarquía? En absoluto. La ciudadanía belga continuó con sus vidas, logrando reducir el paro y el déficit público, y aumentando el PIB y la renta per cápita. También Bangladesh ha pasado de ser un desastre de hambre, muerte, inundaciones y ciclones a estar entre los mejores de la región. ¿Ha sido gracias a sus políticos y a un Estado que funcionara bien y con administraciones eficientes? No. ¿Ha sido gracias a las limosnas, los subsidios públicos o la ayuda exterior? Tampoco. Ha sido gracias al espíritu emprendedor de los ciudadanos de Bangladesh, el talento y la disciplina de sus jóvenes, el esfuerzo y el sacrificio de la población.

Por poner un ejemplo a escala local de cómo la acción de gobierno puede atemorizar a la inversión y perjudicar la actividad económica, podemos leer en el blog oficial de la alcaldesa de Barcelona que el ayuntamiento “tiene un plan de ciudad de largo alcance (que costará 150 millones de euros) para asegurarnos de que sólo haya una Barcelona y no dos (la de los ricos y la de los pobres)”. Estas proclamas políticas están muy bien para ganarse el apoyo popular, pero son más problemáticas al tener que concretar ganadores y perdedores, el quién y cuánto tendrá que pagar. Los recargos tributarios y el reparto discrecional del gasto público son decisiones políticas partidistas y no resultados matemáticos derivados de fórmulas exactas y razonamientos impolutos. Por mucho que las políticas se justifiquen en términos de cuantificación objetiva de diferencias de renta, el problema de fondo no es aritmético, sino político. Para redistribuir la renta, antes hay que haberla producido. Primero hay que trabajar y generar ingresos, y después se puede hablar de redistribución. No al revés.

Por tanto, más que la constitución de un nuevo gobierno, lo que realmente importa es conseguir un marco de interacción social libre y justo, estable y predecible, que permita el empleo y la actividad productiva. Y para eso no es imprescindible el ejercicio del poder político. Bélgica y Bangladesh son ejemplos que lo avalan. George Washington nos recordaba que el gobierno no se caracteriza por el uso de la razón, sino de la fuerza. Que es un servidor peligroso y un amo temible, y que nunca se debe permitir que manos irresponsables lo controlen. En palabras de Thomas Jefferson, el mejor gobierno es el que menos gobierna. Y el que menos gobierna… Es el que no gobierna.

Anuncis
  1. Encara no hi ha cap comentari.
  1. No trackbacks yet.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: