Pàgina d'inici > Economia, Jordi Franch Parella > De Pedro Sánchez a Juan Roig

De Pedro Sánchez a Juan Roig

MERCADONA GANÓ UN 19 POR CIENTO MÁS EN 2011, HASTA 474 MILLONES DE EUROS

Pedro Sánchez no logró el miércoles, dos de marzo, la mayoría absoluta necesaria para presidir un nuevo gobierno, ni tampoco el viernes, dos días más tarde, la mayoría simple. El líder socialista ha denunciado el elevadísimo paro de España, un verdadero cáncer de la economía, defendiendo la derogación de la reforma laboral, reforzando la negociación colectiva sectorial y la restricción de la contratación temporal. El problema es que estas medidas no mejorarían, sino que empeorarían el paro.

Para crear empleo hay que promover y respetar el libre acuerdo entre empresario y trabajador. La imposición, vía convenio colectivo, de unas condiciones laborales determinadas a todas las empresas de un sector equivale a imponer un mismo vestido a personas de constitución muy diferente. En una quizá le entre bien, pero en muchas otras es seguro que no. Es necesario que los convenios colectivos tengan un máximo grado de descentralización, formalizándose a un nivel intraempresarial si la dirección y los trabajadores así lo acuerdan.

En cuanto a la excesiva contratación temporal, los incentivos para reducirla deberían venir vía aumentos en los contratos indefinidos. Y para crear empleo estable y a largo plazo se debe reducir el coste social que recae especialmente en el empresario. Si se mantienen las cotizaciones sociales a cargo de la empresa por encima del 30% del sueldo bruto y se penaliza la contratación temporal, no se logrará reactivar la contratación indefinida. Simplemente, se añadirá más paro al ya existente. Cuando las indemnizaciones asociadas a los contratos indefinidos son demasiado elevadas, el resultado es, como vemos, la no conversión de los contratos temporales en fijos y el encadenamiento continuo de trabajos precarios de corta duración. Si los costes de los contratos indefinidos no disminuyen, y encima se añaden trabas a los contratos temporales, el empresario cerrará puertas y el empleo disminuirá más aún.

En cuanto a los autónomos, la situación es similar. Para más de 3 millones de estos profesionales, las cotizaciones a la Seguridad Social se les come la mitad del sueldo. Menos renta disponible significa menos capacidad de consumo y también de ahorro. Fijar una tarifa plana moderada para los autónomos reactivaría la demanda en los bienes de consumo finales y la reinversión de las ganancias en el negocio facilitaría el crecimiento de la empresa y la contratación de nuevos trabajadores. Paradójicamente, el acuerdo alcanzado entre PSOE y Ciudadanos supone un aumento importante de las cotizaciones sociales para la mayoría de autónomos.

Es imposible que con estas políticas económicas mejore la lacra del paro. Necesitamos más empresas y más tamaño empresarial. Y eso nunca lo conseguiremos con más observatorios de trabajo, más trabas burocráticas o más impuestos. Los poderes públicos deberían incentivar el emprendimiento y el ejercicio competitivo de la función empresarial. El aumento de la carga regulatoria e impositiva sobre las empresas nos empobrece a todos, también a los reguladores y fiscalizadores. Que el 75% de los diputados del Congreso sean funcionarios, cuando en Westminster son el 47% o en el Scottish Parliament el 40%, no debería ser incompatible con la creación y crecimiento de las empresas. Que los políticos, en su mayoría, no hayan trabajado nunca en la empresa privada, no debería ser incompatible con la promoción económica y empresarial.

Consideramos a Juan Roig, el presidente de la compañía Mercadona, que acaba de presentar los resultados de 2015, manifestando que “cuanto menos sector público mejor” y afirmando que “el sector privado tiene mejor capacidad para gestionar los recursos”. La empresa de distribución valenciana facturó aproximadamente 20.000 millones de euros, alcanzando un beneficio neto de 611 millones, un 12% más que el año anterior. En un entorno de competencia, las ventas de Mercadona se justifican por la buena relación calidad/precio que ofrece a los clientes. Es un proceso win-win. El consumidor mejora su situación alimentaria y la empresa, como consecuencia, obtiene beneficios. Con estos beneficios se financian las arcas públicas (243 millones en concepto de impuesto de sociedades, 662 a la Seguridad Social, 509 por IVA e IRPF, y los 83 millones restantes a otros impuestos y tasas). Y con el resto, la empresa puede crecer y abrir nuevas tiendas o reformar los más antiguos. Mercadona creó 1.000 nuevos puestos de trabajo en 2015, la mayoría de ellos indefinidos y con sueldos medios superiores a los 1.400 euros netos mensuales. Este es el camino a seguir. Esta es la manera de crecer y crear empleo. Y los políticos deberían contribuir a hacer normal lo que ahora es, desgraciadamente, un caso muy excepcional.

Advertisements
  1. Encara no hi ha cap comentari.
  1. No trackbacks yet.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: