Pàgina d'inici > Economia, Jordi Franch Parella > El fariseo, la pecadora (y la importancia del ahorro)

El fariseo, la pecadora (y la importancia del ahorro)

d_5-13_24a_Semana_Tiempo_Ordinario

Concluidas las grandes solemnidades pascuales, y en una escena de gran poder pictórico, Jesús es invitado a comer en casa de un fariseo llamado Simón. Allí llega una prostituta que, compungida por su pecado, llora a los pies de Jesús, se los seca con sus cabellos y se los besa y unge con perfume. Hay que tener presente que los comensales no se sentaban en la mesa en sillas como lo hacemos nosotros, sino que estaban tumbados sobre una pequeña alfombra, apoyados sobre su hombro izquierdo para tomar la comida de la mesa con la mano derecha, por lo que los pies quedaban dirigidos al exterior. Jesús se compadece de la mujer, le perdona sus pecados y la despide en paz. La mujer, que reconoce sus errores morales, al sentirse perdonada por Jesús, responde amando.

Los restantes comensales, sin embargo, reaccionan de manera muy diferente. De entrada, no aprueban la presencia de la mujer pecadora. Conocen su condición y anteponen la propia reputación social a cualquier muestra de compasión y conversión. Peor que eso, el elevado autoconcepto de sí mismos y el engreimiento personal, contrarios a la sencillez y humildad beatíficas, los separan de Jesús. No comprenden que Jesús pueda perdonar los pecados. Es más, los mueve a un profundo escándalo, porque sólo Dios puede perdonar los pecados, y la soberbia les impide reconocer la verdadera naturaleza de Jesús.

Es posible que Simón, el anfitrión, tuviera algunos principios morales básicos y pensara que el mundo se divide entre los buenos y los malos. Los buenos son los que cumplen la ley y los pecadores son los que no la cumplen. Naturalmente, él se considera un fiel observador de la ley mosaica y merecedor, por tanto, del favor de Dios. La mujer, en cambio, no. El fariseo no comprende cómo Jesús no castiga la pecadora y se aparta de ella. Simón está abierto al castigo, pero cerrado a la enmienda y el perdón. Abierto a la observancia formal de la ley, pero cerrado al espíritu de la misma. De hecho, cuando aparece el conflicto con la mujer, Jesús le reprocha al fariseo que no ha cumplido con el contenido de las normas: no le ha proporcionado agua para lavarse los pies, ni un beso de bienvenida, ni aceite perfumado para poner en la frente del invitado. En cambio, la mujer pecadora sí lo ha hecho. Ha creído en Jesús, mostrando dolor por los pecados cometidos, ha recibido su perdón y se ha ido en paz manifestando su amor.

¿Cuántos, como el fariseo Simón, no creen en Jesús, son insensibles a los propios pecados y, en consecuencia, se autoexcluyen de la salvación? ¿Cuántos, como el fariseo Simón, utilizan el pretexto de la ley para autoafirmar el propio ego y condenar a los demás? ¿Cuántos, como el fariseo Simón, insensibles a la misericordia del perdón, no aceptan la existencia de los otros ni se alegran de su presencia?

Para finalizar, Jesús y los doce iban predicando por las villas la buena nueva del Evangelio, acompañados por algunas mujeres notables, como María Magdalena, Juana o Susana, que los ayudaban con sus bienes. La importancia de la función capitalista como suministradora de los bienes necesarios para el día a día no debe ser subvalorada. Su función es muy relevante. Sin un ahorro previo, Jesús y los doce no habrían podido culminar su misión. Deberían haber interrumpido la predicación para procurarse alimentos, ropa y manutención. Es gracias a estas mujeres y a las rentas de su patrimonio, que el mensaje de salvación universal puede darse a conocer por toda la geografía inicial de Judea.

Anuncis
  1. Encara no hi ha cap comentari.
  1. No trackbacks yet.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: