Pàgina d'inici > Economia, Jordi Franch Parella > ¿Cómo reducir la factura de la luz?

¿Cómo reducir la factura de la luz?

Coincide el frío riguroso del invierno con el precio más elevado de la factura de la luz. Conocer el total que pagamos es fácil. Basta con mirar el cargo bancario. Ahora bien, comprender los detalles de la factura eléctrica, en un mercado oligopolístico tan profundamente regulado por el Estado y falto de competencia real, es bastante más difícil. De entrada, la factura nos desglosa un componente fijo (la potencia contratada) y un componente variable (la energía consumida). Se añade el alquiler del equipo, ahora digital para tener el consumo controlado en todo momento y enriquecer la contaminación electromagnética, y un impuesto sobre la electricidad. Si antes el precio pagado por el consumo de electricidad se calculaba en subastas trimestrales, ahora ya no. El precio del kilovatio hora se calcula cada día de la semana y cada hora del día. Así, en los momentos de mayor demanda, entre las 20 y 22 horas de la noche, se llegan a pagar precios mayoristas del megavatio hora superiores a los 90 euros, cuando la media en Alemania es de sólo 50 euros (¡un 44% más barato!) .

Sobre la suma total de los anteriores conceptos se aplica el IVA del 21%. Aplicar el IVA sobre el impuesto de la electricidad es aplicar un impuesto sobre otro impuesto, algo de legitimidad, como mínimo, dudosa. Y pagar el tipo más elevado de IVA en un consumo básico como la luz es profundamente antisocial. Bélgica o Luxemburgo, por ejemplo, aplican un IVA de sólo el 6%. Dentro del conjunto de la UE, España figura con el precio final de la energía más cara, después de Dinamarca y Alemania. Excluyendo impuestos, España sigue siendo el país más caro después de Irlanda y Chipre, dos islas que por motivos de geografía física tienen importantes dificultades comparativas en la generación de energía.

Los elevados precios de la luz en España acaban perjudicando las finanzas de las familias y también la competitividad empresarial. Siendo los costes energéticos una parte relevante de los costes totales de la industria, el sector que más necesitamos para generar puestos de trabajo estables y de calidad, esta situación supone un lastre añadido a la competitividad empresarial y la recuperación económica. Resulta curioso que en Gran Bretaña, no precisamente el paraíso del sol, se puedan comprar placas fotovoltaicas en Ikea para autoconsumo doméstico. En cambio, en España, esto no está permitido. ¿Cómo es posible que en el país del sol se penalice el autoconsumo de energía solar, cuando así se abarataría la factura eléctrica? Necesitamos urgentemente liberalizar la economía española, en general, y el sector eléctrico, en particular, abriéndolo a la competencia.

Francia, gracias a 58 centrales nucleares y mediante una empresa pública como Electricité de France, dispone de una de las electricidades más baratas y fiables de Europa. ¿Por qué no tenemos acceso a la electricidad francesa? ¿Lo justifican motivos técnicos o políticos? Si en el Tratado de los Pirineos (1659), firmado por Luis XIV de Francia y Felipe IV de Castilla, se hubiera cedido a Francia toda la Cataluña Sur, como se hizo con el condado del Rosellón y parte de la Cerdaña, ahora tendríamos otros problemas, pero no el de la factura de la luz. Hay que despenalizar el autoconsumo y permitir la instalación de placas solares. Las energías renovables, eólica y solar, ahora son baratas. ¿Por qué el gobierno de Zapatero las subvencionó en 2008, cuando eran caras, y en cambio ahora que son baratas las prohíbe? Todo ello hace estremecer, mucho más que los escalofríos que provoca el frío invernal.

Hay servicios que deberían estar al alcance de todos. La electricidad y el agua son algunos de ellos. En comercio, hacer negocio es lícito; pero enriquecerse a costa de la necesidad en condiciones de falta de competencia ya recibe otro nombre. Las desigualdades aumentan y la población se ve obligada a pagar los sueldos desproporcionados de unos directivos que a menudo cuentan con el mérito previo de haber ejercido algún alto cargo político como haber sido miembro del gobierno. Y pensamos que esto no debería existir ni ser aceptado en un orden democrático que pretende la justicia y la igualdad de oportunidades para todos.

Anuncis
  1. Encara no hi ha cap comentari.
  1. No trackbacks yet.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: